Cyborg y Chico Bestia dejan pasar 30 años sin darse cuenta. El futuro es diferente pero aunque ellos no quieran, siguen existiendo las responsabilidades.