Al beber té, se convierten los otros titanes en ingleses, y le toca a Robin salvar a Estados Unidos de otra invasión británica traído por la Reina de Inglaterra misma.