Robin obliga a los demás titanes a olvidar sus sueños y a conseguir trabajos normales y aburridos.