Archer y la tripulación del Seamus se despiertan con el olor del pastel de pastor y ven una oportunidad de negocio en su nuevo huésped.