Jessie y los demás finalmente han dominado los movimientos Z, los cuales se desencadenan gracias a la colaboración entre el entrenador y su Pokémon. Están fascinados con lo ocurrido.