Linda está decidida a organizar una fiesta en el restaurante, para así difundir la alegría en el vecindario. Cuando se da cuenta de que sus preciados adornos fueron robados, comienza a interrogar a los invitados, incluso al amigo de Marshmallow.