Luego de que los preciados adornos de Linda desaparecen durante una fiesta navideña en el restaurante, Linda sospecha que uno de los asistentes es el ladrón. Sin embargo, los niños tienen su propia teoría: el ladrón es el anti-Santa.