Jet se dirige a ver a Pao, un antiguo amigo y descubre que ya está muerto. Pero su hija, una intérprete de la tabla del feng shui, le cuenta que antes de morir, su padre escondió un tesoro y la brújula les llevará allí.