Spike consigue atrapar a su presa, un terrorista fabricante de explosivos, pero antes de que consiga entregarlo, un «cowboy de verdad», como se denomina él mismo, le corta el paso, confundiéndole a él con el terrorista.