Siempre siguiendo una pista, los tripulantes de la Bebop buscan una presa, pero esta vez solo saben que tiene el tatuaje de un dragón.