Hot Streets se enfrenta al regreso de su mayor enemigo, el Conde Drácula, quien desafía al grupo a un juego de béisbol por el control de la sede de Hot Streets.