Después de que su trabajo sea rechazado por casi todas las revistas, Andy decide abandonar sus sueños como dibujante y convertirse en el asistente de Ron en la tienda de camas de agua, lo que cambia la personalidad de Andy para peor.