Kevin y sus amigos trabajan furiosamente para descifrar el código de puntajes perfectos en los SAT después de enterarse de que las escuelas de la Ivy League no aceptan estudiantes a menos que tengan puntajes SAT perfectos.