Después de semanas de quedarse en casa comiendo Bugles y emborracharse, Andy descubre que Jim tiene un trabajo, como ejecutivo de alto rango de una agencia de publicidad y decide dejar de ser un vago y volver a la fuerza laboral.