Después de una pelea con su padre, Steve va a un internado para niñas. Roger se da cuenta de que Steve se ha quedado atrapado en su propia comedia de comedia.