Preocupados por sus disputas, Stan y Francine llegan al extremo para salvar su matrimonio; Roger sobresale en jingle writing.