Los niños de Belcher se dispusieron a encontrar al culpable que está arrebatando las bolsas de caramelos de todos en la noche de Halloween. Mientras tanto, Teddy se deja llevar cuando decora el restaurante para competir con otro manitas en la calle.