Los niños tienen la tarea de regalar a sus abuelas obsequios caseros para su cumpleaños y se disponen a buscar una habitación de cerámica secreta que, según la leyenda urbana, ha sido tapiada durante años.