Anais y Jamie forman una asociación poco probable cuando son acusados ​​de un crimen que no cometieron.