Gumball y Darwin creen que han convertido a la señorita Simian en un cojín para el cuello, lo que es muy molesto para el director Brown, ya que nunca le ha dicho a la señorita Simian sus sentimientos por ella.